Jhumpa Lahiri y el sentido de la identidad



Esta semana me apetece   hablar mientras tomamos  el té  de  la obra literaria  “El Buen Nombre”  de la escritora   Jhumpa Lahiri (Londres 1967) y que la conocí casi de casualidad y ahora forma parte de mis libros y de mi esencia.
De esta obra existe también una adaptación cinematográfica con el mismo nombre y que os recomiendo que la veáis dirigida por Mira Nair en 2007.  

Jhumpa Lahiri es una escritora de las más brillantes de su generación, licenciada en literatura inglesa por la universidad de Boston, ganó el premio Pulitzer de ficción, entre otros premios y Honores también fue galardonada con el  New Yorker revelación del año, el premio PEN/Hemmingway  y el  mayor reconocimiento  a la critica por su gracia, agudeza y precisión en los detalles que  nos narran la vidas que han sido transportadas desde la India hasta América.Su obra “El Buen Nombre” nos enriquece con temas muy presentes en todos lo países desarrollados  como la experiencia  inmigrante, el choque de culturas, los conflictos de asimilación y lo más conmovedor  es que sus lazos  están enredados entre las generaciones. Lahiri habla , a través del protagonista haciendo una reflexión de sí misma,  de su experiencia como hija de bengalíes en Estados Unidos,  cómo ve ella la generación de sus padres a la que retrata sin critica y sobretodo del conflicto de generaciones entre dos culturas, sembrando la semilla de conflictos de lealtad, nos revela no solo el poder de definir los nombres en algunas culturas y las expectativas derramadas sobre nosotros por nuestros padres, sino también el medio por el cual poco a poco a veces dolorosamente vamos a definirnos.

“El Buen Nombre” narra la  historia de La familia Ganguli  que emigra desde Calcuta a Boston. Ashoke y Ashima Ganguli forman un matrimonio de conveniencia tradicional indio. Ashoke consigue un trabajo (es ingeniero de profesión) en Cambridge Massachusset, y la pareja tiene que transladarse allí.Ashoke, superviviente de un accidente de tren, se adapta con facilidad a su nuevo entorno, Ashima no y pasa los días añorando su casa y su familia. Cuando nace su primer hijo, la pareja prefiere seguir la tradición de permitir a la abuela darle su nombre.Envían una carta anunciando el nacimiento, pero la respuesta no llega. A medida que pasan los meses ellos ven la necesidad de poner algún nombre.Ashoke,  era un gran lector de la literatura rusa   , quiere poner el nombre de Gogol, en honor al escritor ruso  del siglo diecinueve Nikolai Gogol cuya obra “el abrigo”  leía cuando sobrevivió al accidente de tren y hacia quien siente un lazo especial.En la obra “el abrigo” de Nikolai Gogol en su cita inicial dice “El lector debe comprender  que no podía haber sucedido de otro modo y ponerle otro nombre habría estado fuera de lugar”. Esto nos lleva a la comparación  en el caso del personaje  del cuento ruso y el de Gogol Gangulí.Pero a Ashima no le gusta ese nombre. La tradición bengalí  también dicta que un niño nace con dos nombres: un nombre formal, es decir el buen nombre, y otro  cariñoso o familiar como  un apodo, y finalmente le dan el nombre de Nikhil, y el apodo de Gogol, Gogol Ganguli.

Los problemas inter-generacionales quedan muy marcados en esta obra, el contraste entre la cultura familiar bengalí  y la sociedad estadounidense y la falta de un puente entre ambas, todo esto hace que sean más complejas las generaciones con  los hijos, sobre todo Gogol vivirán su dualidad cultural. Sonia (hermana de Gogol) y Gogol quieren ser distintos a sus padres.

Otro aspecto a tratar también muy importante son las relaciones de los estadounidenses con los bengalíes, aquí Lahiri hace una crítica a la ignorancia y hipocresía  que posee  la gente culta americana ante otras culturas  pero lo que  más sorprendente es  que  estas personas  no ponen ningún remedio.En la novela podemos observar el personaje de Maxine (una de las novias americanas de Gogol) y la familia de esta cuyo estatus social y cultura es bastante alto, ellos aceptan a Gogol como parte de la familia, pero no abren un espacio para conocerlo, ahí se nota el menosprecio muy arraigado en el inconsciente colectivo y personal de algunas personas de cierto nivel y además denota un convencimiento de la propia superioridad cultural y política para mantener esa actitud tan desinteresada y en el fondo despreciativa. Maxine y sus padres ven  a los otros como sujetos  de culturas inexistentes, son ignorados o tomados como irrelevantes, objetos de un decorado con poco valor, es decir estos personajes son impermeables a las culturas no occidentales.

Lahiri dice que la literatura nos ayuda a "entender la parte más difícil de la vida". Ella así  nos demuestra  su excelente toque para describir con todo detalle las situaciones que viven, los momentos más fugaces, el giro  en las frases nos hace abrir dos mundos enteros de emoción.



El New York Times elogió a Jhumpa Lahiri como una escritora de elegancia poco común y equilibrio. “El buen nombre” es una novela perfecta y con  sentido de identidad.






JHUMPA LAHIRI AND THE SENSE OF IDENTITY




This week I want to talk while we are taking a cup of tea the literary work "The Namesake" by Jhumpa Lahiri (London 1967)  which  I met almost by accident and  it is now part of my books and my essence. In this work there is also a cinematographic adaptation with the same name and I recommend that you see, it is directed by Mira Nair in 2007

Jhumpa Lahiri is one of the most brilliant writer of her generation, she is graduated in English literature from Boston University, she won Pulitzer prize for fiction, among other awards and honors was also awarded the New Yorker prize, PEN / Hemmingway award and she was well recognized to criticism by her grace, wit and precision in the details that she tells us the lives which have been transported from India to America.



Her book "The Namesake" enriches us with issues which exist in all the developed countries as the immigrant experience, the clash of cultures, assimilation conflicts and the most poignant thing    their ties are entangled between generations.


Lahiri talks through the protagonist, she reflects  on herself, her experience as the Bengalis’ daughter in the United States,  how she sees her parents' generation which  portrays uncritically and especially the generation conflict between two cultures, sowing the seed of conflicts of loyalty, she reveals not only the power to define the names in some cultures and expectations which  have been poured out upon us by our parents, but it is also the means by which slowly we sometimes painfully  define ourselves.

“The Namesake” tells the story of the Ganguli family who emigrated from Calcutta to Boston. Ashoke and Ashima Ganguli form a traditional Indian arranged marriage. Ashoke gets a job (an engineer) in Cambridge Massachusset, and the couple has to move there.Ashoke, survivor of a train accident, he easily adapts to his new surroundings, and Ashima did not, she spends her days longing for home and family. When their first child is born, the couple prefers to follow the tradition of allowing the grandmother give his name.They sent a letter announcing the birth, but the answer did not come. As the months pass they see the need to put a name.Ashoke, was a great reader especially Russian literature which was his favorite, he wants to  name  Gogol, in honor the nineteenth century Russian writer Nikolai Gogol whose work " the coat" he read it when he survived the train accident and to whom he feels a special bond."The Overcoat" by Nikolai Gogol in his opening quote says "The reader should understand that it could not have happened otherwise and to give other name it would have been out of place." This leads us to compare in the case of the Russian fairy tale character and Gogol Ganguli.But Ashima does not like that name. Bengali Tradition also dictates that a child is born with two names: one formal, ie good and official name, and other affectionate or family as a nickname, and finally  they give him Nikhil's name, and the nickname Gogol, Gogol Ganguli.

The intergenerational problem are very marked in this work, the contrast between Bengali family culture and American society and the lack of a bridge between the two cultures,   The result is that the generation is ever more complex with  the children, above all Gogol will live his cultural duality. Sonia ( Gogol’s sister) and Gogol want to be different from their parents.

Other aspect  very important to dealing it is the  relationship between the Bengalis and  Americans, here Lahiri criticizes the ignorance and hypocrisy who has educated American people to other cultures but what  it is most surprising is that these people do not rectify. In the novel we can observe the character of Maxine (Gogol’s American Fianze) and her family whose social status and culture  is quite high, they accept Gogol as part of the family, but they do not open a space to meet him , I can see  the contempt  which is deeply  rooted in the collective and personal unconscious for some people a certain level and it denotes a conviction   in own the cultural and political superiority  to keep that selflessness and essentially contempt.Maxine and her parents see others as people from nonexistent culture; they are ignored or taken as irrelevant, decorated objects with little value, i.e. these characters are impervious to non-Western cultures.

Lahiri says that literature helps us to "understand the hardest part of life".  So she shows her excellent touch to describe in detail the situations which lives, the moment of great authenticity, turn phrases, it makes us open two whole worlds of emotion.

The New York Times lauded Jhumpa Lahiri as uncommon elegance and balance writer. "The Namesake" is a perfect novel and  with  sense of identity.











6 comentarios:

  • raquel lopez poveda | 15 de marzo de 2013, 14:43

    Una vez mas me has sorprendido con esta refrexion que has hecho de esta obra que no conocia y apuntare en mi lista de mis libros por leer. Me ha encando volver a tomar te contigo. Enhorabuena

  • El Faro | 15 de marzo de 2013, 15:07

    Gracias Magda, por regalarnos esta excelente sobremesa de Té...
    Al leer el artículo me ha identificado en el sentido de que yo tuve también varios nombres y eso me acarreó algún conflicto interno
    Mi nombre cariñoso de familia es Chiqui, el ortodoxo, puesto por el cura es Maria del Carmen... y con el que me quedé, es Carmen.... ;-)
    Un abrazo

  • Alicia Bonilla | 16 de marzo de 2013, 16:33

    Magda,enhorabuena por el blog. Buscaré la película para verla.

  • Magdalena López Poveda | 17 de marzo de 2013, 6:09

    muchisimas gracias Raquel, Carmen y Alicia por vuestros comentarios pues ellos me ayudan a seguir avanzando, me alegro mucho que os haya gustado, es un placer tomar té con vosotras, os podéis pasar cuando queráis esta es vuestra casa, un beso muy fuerte

  • suegama | 20 de marzo de 2013, 19:21

    Magdalena me gusta muchísimo tu blog me parece interesante y para mi ha sido una gran alegría, así que te sigo,...eres una mujer sorprendente!!!!Un bsazo

  • Magdalena López Poveda | 22 de marzo de 2013, 15:48

    Gracias Susana, tu si que eres una mujer maravillosa y con una gran imagen y esencia a seguir, gracias por seguirme no te defraudaré

Publicar un comentario